Despidete del termino «ESTOY A DIETA»

5 (100%) 1 vote

Hablar de dietas es sinónimo de restricción en muchos casos: que no como esto, aquello, ni eso tampoco… ¿Te sientes identificada?

Creo que la  moda de las dietas en las mujeres inicia a los 12 años o en el peor de los casos a edades más tempranas, pasados los 11 años es la  edad en la que te empiezas a comparar con tu circulo más cercano. Además, en la cual eres más vulnerable a las fotos de redes sociales, revistas y por si no fuera poco a los comentarios de la sociedad, la cual encasilla  la belleza en el hecho de nacer “perfectamente” delgada, y en la adolescencia  crecer o verte con las medidas “perfectas”.

Cuando crecemos nos damos cuenta que la perfección NO EXISTE, y que la realidad del cuerpo deseado más allá de las dietas; que si de la piña, la manzana, o la dieta de las sopas… Todo esto, se resume en llevar un ESTILO DE VIDA SALUDABLE como parte de tu vida normal.

Es dejar de verle al efecto «YOYO» un compañero que nos visitará cada cierto tiempo y de manera rápida, es poner fin al consumo de pastillas, y de dietas estrictas que causarán en ti, esa ansiedad que nace a la hora de privarse de todo eso que te gusta, por un buen tiempo.

Cuando inicie este estilo de vida lo hice reemplazando alimentos:

  1. Azúcar por stevia
  2. Pan por pan integral 100% –  Actualmente no consumo gluten pero como todos los carbohidratos que no lo contengan.
  3. Galletas las podía consumir máximo dos veces a la semana ( la que quería)
  4. Gaseosas por agua ( al principio es difícil pero te acostumbras y créeme valdrá la pena)
  5. Jugos por la fruta
  6. Leche por leche/ bebida de almendras, coco y nuez (natural)
  7. Arroz blanco por arroz integral o quínoa
  8. Ensaladas ¡siempre! inicia tus almuerzos por ensaladas, aparte de que contienen minerales y vitaminas, los vegetales de aportarán fibra y esto te ayudará a sentirte satisfecho más rápido.

En la vida real no deje de consumir nada de lo que me gusta, pero si trabaje en reducir las cantidades, y además me di cuenta que alimentos debo consumir y en que horarios hacerlo. Y algo sumamente importante es que incluí el deporte como una actividad diaria, y a manera de terapia.

Pero no todo es alimentación, realmente esto es secundario en la práctica, todo va de la mano de las emociones, ¡Que importante es sentirte a gusto en dónde, con quién  y contigo misma! Trabajar las emociones es parte importantísima de un cambio integral en ti, y en tu estilo de vida.

Me acompañas en este TU NUEVO ESTILO DE VIDA…

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *